Procesionaria de Pino. ¡Ahora es el momento para su tratamiento!

7octubre2016

Procesionaria de Pino. ¡Ahora es el momento para su tratamiento!

          La procesionaria de pino es una plaga agroforestal y como tal, produce graves daños en los árboles afectados alimentándose de las acículas (hojas) de diferentes especies de coníferas hasta llegar a defoliarlos completamente, afectando notablemente a la producción en el caso del pino piñonero.

           Pero no es la vertiente agroforstal que más nos preocupa a la mayoría de los que, en alguna ocasión, hemos sufrido los efectos de esta plaga. Nos ocuparemos, de la versión que desde el punto de vista de la Salud Pública nos atañe. 

             El pino llega a formar parte de nuestro entorno más cercano y con él, la dichosa procesionaria del pino, y las distintas patologías que nos pueden llegar a provocar. 

            La oruga procesionaria del pino es la forma larvaria del lepidóptero nocturno Thaumetopoea pityocampa . Ésta, desde que nace, pasa por distintos estados larvarios que van desde L1 hasta L5. Y durante sus tres últimos estados larvarios presentan unos pelos urticantes de pequeño tamaño, que se desprenden con facilidad y pueden ser transportados por el viento. Estos son precisamente los causantes de las distintas patologías entre las que destaca la afección cutánea que se manifiesta fundamentalmente como urticaria de contacto y dermatitis papulosa. También son capaces de clavarse e irritar la mucosa conjuntival y de penetrar en las vías respiratorias produciendo manifestaciones a este nivel. En los últimos años se han descrito varios casos de reacciones anafilácticas por este insecto.

             Aunque las orugas desde su nacimiento ya tienen grandes pelos macroscópicamente visibles, en el estadio L3, aparecen, además, otros pelillos microcópicos en 8 receptáculos anaranjados ubicados en el dorso que a diferencia de los vedaeros pelos, carecen de conexión neuronal y se desprenden fácilmente con cualquier tipo de agresión o estimulación mecánica. Son verdaderos arpones capaces de clavarse en la piel o en las mucosas ocular y respiratoria. EStos pelillos van aumentando progresivamente conforme la oruga va creciendo hasta el último estadio (L5) en el que pueden contar con más de un millón de ellos. 

              Estos pelillos pueden engancharse en objetos ( madera, piña, ropa, etc) o en el pelo de los animales (mascotas o ganado) y ocasionar síntomas fuera de los pinares. Además son capaces de permanecer durante largos periodos de tiempo, incluso años, en el medio ambiente, con lo que los pacientes pueden presentar reaccioonesa lo largo de todo el año. 

¿Por qué es ahora la época de tratamiento?

             Aunque la época en la que se produce mayor número de reacciones a este insecto es cuando ocurre la bajada en procesión de los árboles para dirigirse a los lugares de enterramiento, que dependiendo de zonas y años se produce entre los meses de enero a mayo, los tratamientos deben de ir dirigidos a la fase larvaria que transcurre desde que emergen el huevo  hasta que alcanza el estado larvario L3, es de cir, entre los meses de septiembre hasta mitad de noviembre según las temperaturas, evitando de esta manera la presencia de orugas en la época que son más dañinas para nosotros y nuestras mascotas.

            En Pescont 3 contamos con métodos de tratamiento respetuosos con el Medio Ambiente para la aplicación aérea contra la oruga procesionaria del pino. Pero si se te ha pasado la época idónea de tratamiento, también contamos con métodos físicos de capturas de las orugas cuando inician la procesión.